how to create your own site

Por qué y Para qué

Por Pepa Aller - Marzo de 2019

¿Por qué Youkali?


El origen del término Youkali se encuentra en un “tango habanera instrumental”  compuesto por Kurt Weill y perteneciente a la música escénica de “María Galante”, novela de Jacques Deval adaptada al teatro en 1934 y posteriormente al cine.


Inicialmente era instrumental pero en 1935 Roger Fernay le añadió una letra que hablaba de los anhelos inalcanzables simbolizados por una isla llamada Youkali.


Youkali, es el país de nuestros deseos,

Youkali, es la felicidad, es el placer,

Youkali, es la tierra donde nuestros problemas se acaban

¡Es, en nuestra noche,

como un relámpago de luz,

la estrella que seguimos,

es Youkali!


Youkali, es el respeto a todos los deseos intercambiados,

Youkali, es el país de los bellos amores compartidos,

es la esperanza que está en el corazón de todos los humanos,

la liberación que todos esperamos para el mañana.


Pero es un sueño, una locura.

¡No hay ningún Youkali!

Y la vida nos entrena,

Pesada y cotidiana.

Pero la pobre alma humana,

buscando una escapada por todas partes,

ha sabido, para abandonar la tierra,

encontrar el misterio

en el que todos los sueños se esconden

en algún Youkali.


Así, Youkali se nos presenta como una isla imaginaria, la utopía que todos necesitamos. Youkali es como la vida… o mejor, hay bastantes youkalis en la vida de cada uno. Youkali es la isla donde arriban muchas barcas vagabundas, la isla donde no existen los problemas ni los conflictos, donde existen inagotables la igualdad, los amores compartidos, el respeto a los deseos, el entendimiento, la salud...


Pero Youkali es el espejismo. Es la isla a cuyas orillas llegamos pero que nunca nos  deja tomar tierra. Igual que la vida, la letra del tango nos da a conocer a Youkali, nos pone la miel en los labios, y tan pronto como hizo esto, nos la arrebata. ¿Solo creemos ser felices cuando inevitablemente inventamos pequeñas islas como

Youkali para nuestra vida cotidiana?


Robamos el título a este tango tan inspirador para dar nombre a nuestro proyecto con la ilusión de crear nuestra propia isla desierta y llenarla de pasiones, deseos, esperanza, placer, luz, liberación y Amor por el Teatro.


Queremos dar un final feliz a este tango y, alejando la utopía, hacer de Youkali una realidad, el país de los sueños cumplidos, la isla donde se realizan los anhelos perdidos, olvidados, allí donde no existen los problemas, la rutina, la preocupación… allí donde el corazón te lleva.

¿Para qué?


Youkali Escena es el sueño de unos apasionados del teatro con una misma  necesidad: actuar, sacar todos los personajes que llevamos dentro, que se han ido quedando en nosotros a lo largo de nuestra vida, que nos han prestado sus emociones, que nos han hecho madurar… y descubrir todos aquellos que nos esperan, que nos dejarán su huella y por los que habitaremos en Youkali. 


En el año 2014 nos embarcamos rumbo a esta isla misteriosa con el ansia de vivir la  escena desde todos los ángulos, de construir nuestro proyecto teatral desde los cimientos y cuidarlo y verlo crecer como a un hijo. Queremos disfrutarlo todo, no perdernos nada del oficio teatral, sentirnos como aquellos cómicos que paseaban su pobreza y su talento por los caminos y que con tanto acierto recrearon autores como Sanchis Sinistierra en “Ñaque o de Piojos y Actores” o “Ay Carmela”. 


Creemos en el teatro como una forma de entender la vida y el alma del ser humano,  como un medio de búsqueda de la belleza y de la transfiguración de la realidad, que es lo que le da sentido a él y a los actores, ver la realidad encima de un escenario. Esta es nuestra filosofía de grupo, abordar un teatro innovador, con nuevas 

propuestas escénicas sobre grandes textos de la literatura universal.

Hacemos teatro desde el compromiso con la vida, con el arte y la belleza en un  mundo superficial, consumista y competitivo, lleno de ruido y furia, necesitamos del teatro para respirar, como una necesidad vital.


“El teatro es una escuela de llanto y de risa”… sólo un genio como Lorca lo podía  resumir tan poéticamente.